Connect with us

BBC

BBC Mundo: 4 cosas que le pasan a tu cuerpo cuando dejas de tomar alcohol

Avatar

Publicado hace

en

Beber menos alcohol es uno de los propósitos de Año Nuevo más recurrentes entre las personas que quieren mejorar su salud.

Además de ayudar al bolsillo, tiene un impacto positivo para nuestro cuerpo, tanto inmediato como a largo plazo.

Según el servicio de salud pública de Reino Unido (NHS, por su sigla en inglés), entre los efectos inmediatos que puedes notar al reducir el consumo de alcohol están:

  • Encontrarte mejor por las mañanas
  • Sentirte menos cansado durante el día
  • Sentirte más en forma
  • Perder peso o dejar de ganarlo

Pero a largo plazo tu salud también puede beneficiarse de estos 4 cambios:

1. Mejora el sueño

Aunque beber alcohol puede ayudar a una persona a quedarse dormida rápidamente, también puede interrumpir más la segunda fase de sueño más profundo.

Una revisión de estudios de 2013 publicada en la revista científica Alcoholism sobre el impacto del consumo de alcohol en el sueño nocturno, concluyó que “cualquier dosis de alcohol causa una reducción en el período de latencia antes del inicio del sueño, una primera mitad del sueño más consolidada y un aumento de la interrupción del sueño durante la segunda mitad”.

“Reducir el consumo de alcohol debería ayudarte a sentirte más descansado cuando te levantas”, dice el NHS.

2. Un sistema inmunológico más eficaz

Beber en exceso debilita tu sistema inmunológico, haciendo que tu cuerpo sea más vulnerable ante las enfermedades.

Según el NHS, quienes beben en exceso tienden a contagiarse de más enfermedades infecciosas.

Esto se debe a que el exceso de alcohol interrumpe la producción de citocinas, que son agentes responsables de la comunicación intercelular y son clave para que el cuerpo se pueda defender de infecciones.

Según un informe del Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism , de Estados Unidos, una producción más lenta de citocinas puede reducir tu capacidad para combatir infecciones hasta 24 horas después de haber estado borracho.

3. Puede mejorar tu estado de humor

Según el NHS, hay un fuerte vínculo entre el abuso del alcohol y la depresión y las resacas con frecuencia hacen que las personas se sientan ansiosas y en un estado de humor bajo.

Si ya tienes ansiedad o tristeza, beber puede empeorar esos sentimientos, así que reducir el consumo puede ponerte en general de mejor humor, dice el NHS.

4. Puede mejorar el aspecto de tu piel

Algunas personas pueden notar mejorías en el aspecto de la piel inmediatamente después de reducir el consumo de alcohol o a largo plazo.

Según la Asociación Estadounidense de Dermatología, el alcohol es malo para la piel: “La deshidrata y con el tiempo la daña. Eso puede hacer que tengamos un aspecto más envejecido”.

¿Cuánto es demasiado?

En Reino Unido, la agencia de salud pública recomienda un máximo de 14 “unidades” de alcohol a la semana tanto para hombres como para mujeres.

El gobierno determina que una “unidad” de alcohol es equivalente a 10 mililitros de alcohol puro, es decir, que el máximo semanal recomendado en ese país equivale a unas diez copas pequeñas de vino.

Continua leyendo

BBC

BBC: Qué países del mundo consumen más carne

Avatar

Publicado hace

en

Por

En los últimos tiempos un número cada vez mayor de personas se hicieron el propósito de reducir su consumo de carne, o incluso eliminarlo por completo.

El cambio a una dieta con menos carne puede ser un intento de ser más saludables, de reducir el impacto que generamos en el medio ambiente o bien de respetar el bienestar animal.

Esta tendencia se debe en parte a iniciativas como los lunes sin carne y el veganuary (mantener una dieta vegana durante todo el mes de enero).

Al mismo tiempo, varios documentales y destacados defensores del veganismo han destacado los beneficios potenciales que tiene comer menos carne.

Pero, ¿cuáles son realmente los efectos que ha tenido este nuevo estilo de vida en el consumo de carne?

El aumento de consumo de carne en los últimos 50 años

La producción de carne hoy es casi cinco veces más alta que a principios de la década de los 60: de 70 millones de toneladas a más de 330 millones de toneladas en 2017.

Gráfico producción de carne.

Una de las razones de este aumento es que hay muchas más personas que alimentar.

Durante ese período, la población mundial se duplicó. A principios de los 60 éramos alrededor de 3.000 millones de personas y hoy en día hay somos más de 7.600 millones.

Pero hay otros factores que explican el aumento de la producción de carne. Y uno de ellos es el incremento de los ingresos.

Y es que los ingresos promedios se han más que triplicado en medio siglo.

Cuando comparamos el consumo de carne en diferentes países, vemos que, por lo general, cuanto más ricos somos, más carne comemos.

Así, no solo hay más personas en el mundo sino que también hay más personas que pueden permitirse el lujo de comer carne.

¿Quién come más carne?

Como decíamos, se evidencia un vínculo claro con la riqueza cuando observamos patrones de consumo de carne en todo el mundo.

En 2013, el último año con datos disponibles de la FAO y de Our World in Data, cuatro países encabezaron la lista de consumo de carne en el mundo. Y uno de ellos es latinoamericano.

Se trata de Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Argentina.

Los cuatro países superaron los 100 kg de carne por persona y año, el equivalente a unos 50 pollos o a media vaca cada uno.

Gráfico países que comen más carne.

En Occidente, se come mucha carne: la mayoría de los países de Europa occidental consumen entre 80 y 90 kilogramos de carne por persona y año.

En el otro extremo del espectro, muchos de los países más pobres del mundo comen muy poca.

El promedio en Etiopia es de 7 kg, en Ruanda de 8 kg y en Nigeria de 9 kg. Diez veces menos que el promedio europeo.

Así, la carne sigue siendo un lujo en los países con bajos ingresos.

Estas cifras representan la cantidad de carne por cabeza disponible para el consumo.

En realidad, se come un poco menos de carne de lo que dicen las cifras, pero sigue siendo una estimación cercana.

Los países con ingresos medios impulsan la demanda de carne

No hay duda de que los países más ricos comen mucha carne y los que tienen ingresos bajos comen poca.

Así ha sido durante 50 años o más. Entonces, ¿por qué colectivamente comemos mucha más carne?

Esto se debe, en gran parte, a un creciente grupo de países de ingresos medios.

Países como China y Brasil experimentaron un crecimiento económico significativo en las últimas décadas, y también un gran aumento en el consumo de carne.

Gráfico consumo de carne por países

En cambio, en Kenia el consumo de carne cambió poco desde 1960.

En contraste, el promedio de carne que se comía en China en los 60 era de 5 kg al año. A fines de los 80, la cifra había aumentado a 20 kg, y en las últimas décadas se ha triplicado a más de 60 kg.

Lo mismo sucedió en Brasil, donde el consumo de carne casi se duplicó desde los 90, y superó a casi todos los países occidentales en el proceso.

Pero en medio de esta tendencia hay una notable excepción: India.

Si bien los ingresos promedio se triplicaron desde 1990, no pasó lo mismo con el consumo de carne.

Según una encuesta nacional, dos tercios de los indios comen al menos algo de carne. Esto desmentiría la extendida creencia de que la mayoría de los habitantes de India son vegetarianos.

No obstante, la cantidad de carne que se consume en la India sigue siendo poca. Con menos de 4 kg por persona, es la más baja del mundo. Es probable que esto se deba en parte a factores culturales como no comer ciertos tipos de carne por razones religiosas.

¿Está cayendo el consumo de carne en Occidente?

Mucha gente en Europa y América del Norte asegura que trata de reducir el consumo de carne. Pero, ¿está funcionando?

Según las estadísticas, no.

Unos datos recientes del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos sugieren que el consumo de carne por cabeza en realidad aumentó en los últimos años.

Aunque pensemos que la carne se está volviendo menos popular, el consumo en EE.UU. en 2018 estuvo cerca de su nivel más alto en décadas.

Y algo similar pasa con el consumo de carne en la Unión Europea.

Gráfico consumo de carne en Estados Unidos.

Si bien el consumo de carne en Occidente es constante o aumenta ligeramente, sí están cambiando los tipos de carne que se consumen más.

Se consume menos carne roja (carne de res y cerdo) y más aves de corral.

Esta sustitución podría ser una buena noticia para la salud y también para el medio ambiente.

El impacto de la carne

En algunas circunstancias, comer carne puede ser beneficioso.

Una cantidad moderada de carne y de productos lácteos puede mejorar la salud de las personas, particularmente en países de bajos ingresos donde las dietas pueden carecer de variedad.

Pero, en muchos países, el consumo de carne va más allá de los beneficios nutricionales básicos. Hasta el punto de que podría ser un riesgo para la salud.

Varios estudios relacionaron el consumo excesivo de carne roja y procesada con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y ciertos tipos de cáncer.

Así, sustituir la carne o el cerdo por el pollo podría ser un paso positivo (también para el medio ambiente).

En comparación con el pollo, la carne de res tiene entre 3 y 10 veces más impacto en el uso de la tierra, el agua y las emisiones de gases de efecto invernadero. El cerdo está a medio camino.

Por lo que cuentan las cifras, se requerirían muchos cambios para aspirar a un futuro en el que el consumo de carne sea sostenible y equilibrado en todos los países.

Continua leyendo

BBC

BBC: El extraño caso del hombre que se inyectó su propio semen

Avatar

Publicado hace

en

Por

En varios rincones de internet se discuten los distintos beneficios y usos del semen más allá de la reproducción, pero según médicos de un hospital en Irlanda, nunca se había registrado un caso como este.

En la edición de enero del Diario Médico de Irlanda, la doctora Lisa Dunne, del hospital Adelaide y Meath de ese país, reporta que recibió un paciente de 33 años que se quejaba de un severo dolor en la parte baja de su espalda.

Según narra el paciente, ya llevaba varias semanas con el dolor, pero se le intensificó luego de levantar un pesado objeto de metal.

Mientras lo examinaba, la doctora notó que el hombre tenía una protuberancia en su brazo derecho…

18 “dosis” de semen

Durante la cita, el hombre reveló que durante los últimos 18 meses se había estado inyectando una “dosis” mensual de su propio semen.

Según el reporte, el hombre se inyectaba el semen de manera intravenosa e intramuscular como “un método innovador para tratar su dolor (de espalda)”, según indica el reporte de la doctora Dunne.

Según su relato, el paciente se había administrado la “cura” sin recibir ningún consejo médico.

El brazo “estaba endurecido alrededor de la minúscula herida de entrada, donde había fallado múltiples intentos de inyectar el fluido corporal, causando una extravasación de semen en los tejidos blandos”, dice el informe.

Al tomarle una radiografía, los médicos notaron que el paciente tenía una inflamación causada por acumulación de aire debajo de la piel.

Un caso único

Luego de enfrentarse a un caso tan extraño, los médicos investigaron si en alguna parte se había documentado algo similar, pero no encontraron nada.

Lo más cercano que hallaron fue reportes de los efectos de inyectar semen bajo la piel de ratones y conejos, pero no en humanos.

Según los médicos, los intentos de inyectarse sustancias como mercurio, gasolina, carbón o ácido están ampliamente documentados y generalmente corresponden a actos suicidas.

Sin embargo, el reporte indica que “este es el primer caso de inyección de semen intravascular” que se describe en la literatura médica.

Para los médicos, este caso ilustra los peligros de aplicar inyecciones por parte de personas que no están entrenadas, así como los riesgos que implica inocularse sustancias que no están indicadas para ello.

Por su parte, el paciente, cuyo nombre no fue revelado, se está recuperando luego de recibir tratamientos de antimicrobios, aunque decidió irse sin permitir que le hicieran un drenaje.

Su dolor de espalda mejoró durante el tiempo que estuvo internado, pero no tuvo nada que ver con las inyecciones de semen.

Continua leyendo

BBC

BBC: Estados Unidos se dirige a una recesión económica?

Avatar

Publicado hace

en

Por

Tienden implicar grandes pérdidas de empleos, ingresos estancados y miseria generalizada.

Y cuando esa recesión sucede en la economía más grande del mundo, es un gran dolor de cabeza para sus socios comerciales.

Los inversores están cada vez más preocupados de que se esté gestando una recesión estadounidense.

Pero ¿hay una manera certera de predecir las recesiones?

Analizar los mercados de bonos del gobierno estadounidense puede ser una de las formas más precisas.

Un estudio del banco central de EE.UU. mostró que los mercados de bonos pronosticaron las cinco recesiones que vivió EE.UU. desde 1955.

Esos bonos, conocidos como bonos del Tesoro en EE.UU., se emiten como una forma de préstamo de los gobiernos para financiar el gasto.

Vienen con diferentes plazos de vencimiento y ofrecen a los inversores una tasa de rendimiento, que se paga en cuotas regulares.

Esa tasa es una proporción fija del valor final del bono. Como los bonos pueden ser negociados libremente, sus precios varían.

Si la demanda es alta, el precio aumenta y la tasa de rendimiento de los bonos en relación con el precio de mercado, o su rendimiento (yield), disminuye.

Por el contrario, un precio más bajo significa un aumento de rendimiento.

¿Qué influye en el precio de los bonos?

Su atractivo en comparación con otras inversiones (si el rendimiento es alto y, por lo tanto, el precio es bajo, es probable que los compradores se sientan atraídos) y también las expectativas de futuros movimientos de tasas de

¿Qué tiene esto que ver con una recesión?

Los analistas controlan los rendimientos de los bonos en todo el rango de vencimientos, hasta 30 años, para trazar la curva de yield.

Cuanto más bajo sea el rendimiento, más baja será la tasa de interés esperada y, como consecuencia de ello, se espera que la economía funcione peor.

Es probable que los bonos con un vencimiento a más largo plazo tengan un rendimiento alto de todos modos, para compensar a los tenedores de esos títulos por la inflación y un período de tenencia más largo.

Por lo general, cuando la perspectiva es que la actividad se expanda a un ritmo saludable, la curva de yield se inclinará hacia arriba, lo que implica tasas de interés en una tendencia en alza.

Pero si la curva de yield se “invierte”, lo que normalmente significa que el rendimiento de un bono a 10 años es inferior al de un bono a 2 años, ello sirve como una advertencia sobre la salud económica.

Pero ¿qué tan buenas son estas curvas para predecir recesiones?

Los mercados de bonos fueron señales confiables de anticipación de todas las recesiones que atravesó Estados Unidos desde 1955.

Pero a mediados de la década de 1960, la inversión de la curva de yield de los bonos del Tesoro fue seguida por una desaceleración de la actividad en lugar de una contracción absoluta.

Así que no es infalible, pero es probablemente el indicador más confiable que existe.

Lo que la curva de rendimiento no nos dice es cuándo la economía de Estados Unidos podría revertirse.

Durante los últimos 60 años, más o menos, las recesiones comenzaron entre 9 a 24 meses después de que se invirtiera una curva de yield.

En la actualidad, la tasa de desempleo es de un modesto 3,7%, mientras que la economía continúa creciendo rápidamente.

Pero un punto de inflexión puede no estar muy lejos.

Además, las predicciones extraídas de las curvas de yield pueden ser autocumplidas.

Al igual que los consumidores reaccionan a las advertencias sobre tiempos difíciles controlando el gasto, los bancos tienden a ser más cautelosos con los préstamos cuando se dan cuenta de que la curva de yield se invierte.

Una menor acumulación de crédito en forma de hipotecas, financiamiento de autos, tarjetas o préstamos corporativos equivale a menos gastos para impulsar el crecimiento.

La advertencia de los mercados de bonos debe tomarse en serio, y no solo por parte de los mercados.

La consultora Capital Economics advierte que hay un 30% de probabilidades de que EE.UU. entre en recesión dentro de 18 meses: justo a tiempo para el período previo a la próxima elección presidencial.

bbc_mundo

Continua leyendo