Inició de la Tercera Guerra Mundial trás el ataque a Siria

Publicado en abril 14, 2018 - 11:04am Información de DN CHILE

Estados Unidos, en alianza con Francia e Inglaterra procedieron a un ataque aéreo sobre Damasco, capital de Siria, a fin de buscar derrocar el gobierno legítimo y constitucional de Bashar Al Assad.

Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos en la ONU, afirmó que hay pruebas sobre el supuesto ataque químico en Siria. No olvidemos que Haley es parte de los lobbys estadounidenses, y pertenece, entre otros, a la Asociación Nacional del Rifle, por sólo mencionar uno de tantos a los que pertenece la funcionaria diplomática de la administración Trump.

Indudablemente, la reacción en primer lugar, fue del propio pueblo sirio, que en su mayoría salió a las calles a condenar el intento de agresión de EE.UU. y sus aliados. De hecho, la agencia estatal siria SANA informó que la defensa antiaérea de ese país logró repeler la acción bélica, interceptando 73 de los 101 misiles lanzados por la coalición imperialista.

Es importante destacar que de acuerdo a la Organización para la prohibición de armas químicas (OPAQ), no hay ese tipo de instalaciones en el país árabe, principal argumento de Estados Unidos y sus aliados para el ataque aéreo denunciado.

La embajada de Rusia en Estados Unidos, Anatoly Antonov, ha advertido este sábado de que la decisión tomada por los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y Francia de llevar a cabo un ataque en Siria “tendrá consecuencias”, al tiempo que ha apuntado que “toda la responsabilidad” será de las potencias implicadas en la ofensiva.

“Nuestros peores temores se han hecho realidad. Nuestros avisos no han sido escuchados. Se está implementando un escenario premeditado. Una vez más, estamos siendo amenazados”, ha asegurado el embajador en un comunicado publicado por la Embajada rusa en su cuenta oficial de Facebook.

De acuerdo con Antonov, “insultar al presidente de Rusia es inadmisible e inaceptable”. El embajador ruso ha añadido que Estados Unidos es la potencia con el mayor arsenal de armas químicas del mundo, por lo que no tiene ningún “derecho moral” para culpar a otros países de haber perpetrado ataques químicos.

La reacción del embajador ruso se ha producido a raíz de la decisión por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, de responder mediante una intervención militar en Siria al supuesto ataque químico registrado el pasado 7 de abril en Duma, localizada en Ghuta Oriental, en el que murieron al menos 60 personas.

Es evidente que Trump como lo señala el excelso periodista y analista internacional, Walter Martínez, el magnate Donald Trump, no sólo dueño de todo un emporio económico y parte del lobby inmobiliario y financiero en Estados Unidos, quiere jugar a ser Comandante en Jefe y a la guerra. Esta actitud que pudiera ser alocada, si nos detenemos a pensarla con detalle, no lo es tanto. Trump maneja este conflicto bélico desde la perspectiva de las ganancias económicas que esta pudiera reportarle.

Evidentemente, ante la fuerte crisis económica y del sistema capitalista, hay tres maneras que emplea Estados Unidos para reactivar su economía y seguir sustentando su modelo de desarrollo: 1.- Tomando el dinero que necesita del bolsillo de sus contribuyentes (ciudadanos) en su propio país; 2.- Imprimiendo dinero inorgánico (no olvidemos que el dólar es un simple papel sin respaldo, recuerden la nominación del dólar: “In God we trust” que traducido al castellano es “En Dios confiamos”) y 3.- La guerra para reactivar el complejo tecnológico militar industrial.

El ataque a Siria es muy grave y preocupante para ese país y el mundo. Evidentemente si Estados Unidos y sus aliados lograsen sus propósitos, se trazarían como objetivo el gobierno de Irán, a fin de poder hacerse del control de los recursos energéticos, léase petróleo, del Medio Oriente. Igualmente, sería una forma, en principio disuasiva, de ir cercando a sus rivales como lo son Rusia y China.

Asimismo, y si los Estados Unidos lograsen el control de esa zona del mundo, volcarían con mayor atención su mirada hacia Suramérica y el Caribe. Zona del planeta ésta, con los mayores recursos energéticos y de biodiversidad, necesarios para sustentar el modelo de vida gringo.

No es realmente Donald Trump el cerebro de estos planes del dominio del espectro global sino su ejecutor. También uno de sus objetivos es sumir a Suramérica y el Caribe en una serie de conflictos y balcanizarlo, para venir a saquear sus recursos. Acciones militares lanzadas por el gobierno ecuatoriano en la frontera con Colombia son prueba de ello, pero eso será objeto en un próximo artículo.

Es evidente como ya lo hemos expresado, que Trump ahora pretende jugar a ser el Comandante en Jefe y quiere participar en su propia guerra. Un hombre acostumbrado a mandar y a ser obedecido, no se detiene en detalles ni esta con miramientos, pero, repito, aunque parezca alocado el accionar de Trump, realmente está ejecutando los planes previstos desde hace años por parte de los poderosos del planeta.

Esta agresión constituye una gravísima amenaza a escala planetaria. Esto pudiera ser el preludio de un conflicto de magnitudes imprevisibles y de consecuencias inimaginables para el mundo. Pudiéramos decir, como lo advirtieron en múltiples oportunidades los gigantes Fidel Castro y Hugo Chávez, pudiera estar en peligro la existencia de la especie humana sobre la faz de la tierra.

Pero también es importante que esta agresión se produce ante derrotas contundentes e incontrovertibles sufridas por Estados Unidos en los últimos tiempos: El diálogo que el gobierno sirio venía sosteniendo con los grupos opositores armados, y que han sido derrotados en casi un lustro de guerra civil en ese país; la derrota de la conspiración en Venezuela y su fracaso en la VIII Cumbre de las Américas, donde ha imperado el ausentismo de los Jefes de Estado y de Gobierno de dichos países; y el desmoronamiento de las acusaciones a Rusia por el caso Skrippal, además de la incipiente guerra comercial con China, en la que el gigante asiático le ha roncado al hegemón del norte y roncado muy duro, por lo que obligaba a Estados Unidos a desviar la atención de la opinión pública y por eso una de las múltiples razones de este ataque.

Vaya desde este escrito toda mi solidaridad al hermano pueblo de Siria, a quien acompañamos en su labor de resistencia. Y de allí lo oportuna de la convocatoria realizada por las fuerzas revolucionarias venezolanas para el día de hoy, en la que conmemoramos la derrota del Golpe Fascista de hace dieciséis años, darle un carácter profundamente antiimperialista a la movilización.

Y estoy completamente seguro, que la intervención del Presidente Nicolás Maduro, además de recordar los cinco años de la heroica elección que le correspondió ganar, hacer algunos anuncios importantes, y condenar por supuesto la agresión a nuestra aliada Siria. Creo que será muy importante estar al tanto de la intervención del Primer Mandatario venezolano en el día de hoy.

La geopolítica internacional se está moviendo y los acontecimientos están en pleno desarrollo. Así que atentos todas y todos.

Más sobre el autor