Connect with us

Internacional

Chilena Camila Valdivia realizó exitosa campaña para mejorar condiciones de escuela en Uganda

Publicado

Por

Camila Valdivia, llegó a colaborar a la escuela rural de Nakifuma, una pequeña villa en la periferia de Kampala, capital del país africano. 

20180212_140833_002

Después de vivir un año en Australia trabajando con la visa “Working Holiday” y luego de pensarlo mucho, Camila Valdivia decidió viajar a África. Esta ecóloga antofagastina se decidió por Uganda y le escribió a Suubi Community Projects, una ONG local. Su director inmediatamente le respondió: “Necesitamos mucha ayuda, así que ven cuando quieras. Nosotros te vamos a recibir con los brazos abiertos”. Así fue cómo Camila comenzó a trabajar en la escuela comunitaria “Kabawaala”.

Uganda es conocida como “La Perla de África” (dicen que Winston Churchill la bautizó así), por la fertilidad de su tierra y por su biodiversidad. Es un cotizado destino turístico, con múltiples parques y áreas protegidas que impresionan a los visitantes con su intenso color verde. El río Nilo, el más largo del mundo, nace en ese país. Sin embargo, toda esa belleza, contrasta con las necesidades de su población.

“Es impresionante porque tiras lo que sea a la tierra y crece. Sin embargo, la gente que vive en la periferia sobrevive con los recursos que tiene a la mano, comen lo que se dé en su patio y nada más. Entonces igual tienen un desbalance en su dieta”, explica Camila. En pueblos como Nakifuma, cercanos a la capital Kampala la gente fabrica ladrillos con tierra roja y construye sus propias casas, pero no cuentan con luz ni agua. Al no haber alcantarillado, se ve todo el tiempo a los pobladores acarreando bidones de 20 litros, entre ellos niños pequeños, que a veces caminan kilómetros para llevar agua a sus casas.

IMG_20180208_002756_843

Camila llegó en febrero pasado a quedarse en Wakiso, otra villa cercana a Kampala. Desde ahí viajaba todos los días alrededor de una hora y media para llegar a la escuela, “Yo pensaba hacer clases, pero me di cuenta de que era lo menos que iba a poder hacer. Nunca pensé que iba a llegar a una escuela en condiciones tan precarias: las salas contaban solamente con cuatro paredes y un pizarrón, pero no había recursos ni para comprar tiza. Los profesores eran voluntarios que no estaban capacitados, y los niños no hablaban inglés (uno de los dos idiomas oficiales, junto con el poco hablado suajili) sino luganda, uno de los dialectos locales más extendidos”, relata la voluntaria, oriunda de Antofagasta.

Según señalo “Marcachile” , La escuela Kabawaala tenía cerca de 350 niños entre tres y 14 años divididos en solo dos salas y cinco cursos. Debido a esta problemática, la ONG Suubi invirtió todo el dinero que recibe trimestralmente de una ONG en Luxemburgo en construir un segundo pabellón. No quedaron recursos para cubrir otras necesidades básicas de los escolares.

“Los niños estaban comiendo nada más que maicena con agua y azúcar una vez al día. Algunas veces por semana podían tener un almuerzo que consistía en porotos con arroz o con ‘posho’, una masa que se prepara con maicena”, cuenta Camila. Y además comenta su sorpresa por la resistencia de los menores, quienes soportaban toda la jornada escolar -de 8 am a 4pm- comiendo solo eso.

A los pocos días de conocer esta realidad, Camila decidió hacer una campaña para juntar recursos vía Instagram. Según cuenta, dinero es lo que más se necesita porque, aunque se quiera enviar otras cosas, como un container, por ejemplo, finalmente se vuelve contraproducente por los impuestos y gastos asociados.

Camila Valdivia es oriunda de Antofagasta. “Suubi” en luganda significa “esperanza”, por lo que la campaña se tituló así: “Suubi is hope” (Suubi es esperanza). Camila creó una cuenta de Instagram, un perfil de Facebook y comenzó a grabar videos para sensibilizar a los usuarios de redes sociales. Debido a la poca señal y capacidad de su internet móvil, un amigo desde Chile ayudaba a manejar las redes sociales, mientras que su hermano sería el encargado de enviarle el dinero recaudado en su cuenta bancaria.

La meta era de $US 5 mil ($3 millones). Se superó con creces, lo que permitió financiar alimentos para todos los niños de la escuela durante un trimestre, además de sillas, pizarras, perchas, útiles escolares y hasta una mochila para cada uno de ellos. Para la chilena, la escuela vivió “más que una mejoría, una transformación”, porque las salas quedaron totalmente equipadas y los profesores ahora tienen mejores herramientas para enseñar.

Camila regresó a Chile después de un intenso mes y medio en Uganda. La campaña ya terminó, pero ella seguirá conectada con la escuela de Nakifuma, y tiene planes de volver. “Si alguien está interesado en ayudar a otras escuelas, creando, por ejemplo, un laboratorio de computación para mejorar la educación o el acceso internet, o ya sea colaborando en un proyecto vinculado al agua”, concluyó.

Internacional

Evo Morales nuevamente contra Chile: El Silala fluye artificialmente hacia el territorio chileno

Publicado

el

Por

El presidente de Bolivia, Evo Morales, nuevamente indicó la posición de su país sobre el río Silala, ante la demanda chilena ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Esto se produjo luego que Roberto Ampuero afirmara que el gobierno boliviano había “dado un giro en su posición”.

Morales señaló ayer a través de  su Twitter que “ante tergiversaciones de algunos medios, reitero nuestra declaración registrada incluso por la prensa de Chile el 31/08/2018: ‘Las aguas de los manantiales del Silala fluyen artificialmente hacia el territorio chileno por las obras de canalización realizadas en el siglo pasado”.

Además, agregó que “nuestra contramemoria se fundamenta en estudios e investigaciones geológicas, geofísicas, hidráulicas, hidrológicas, hidroquímicas y medioambientales, que confirman que un caudal considerable de las aguas del Silala fluye artificialmente hacia el territorio chileno” , indicó.

Continua leyendo

Internacional

Ministra Jody Wilson-Raybould renuncia al Gobierno canadiense

Publicado

el

Por

La renuncia de la ministra  Jody Wilson-Raybould, sacudió al gobierno liberal de Justin Trudeau, que vive una crisis.

Algunos titulares del canal CTV califican de ‘explosiva historia’ la dimisión de Wilson-Raybould, hecho que ocurrió poco después de las acusaciones.

Según indica Prensa Latina , no hubo una renunciar formal fue todo de forma sorpresiva.

‘Yo … para ser honesto, no entiendo completamente por qué Jody Wilson-Raybould tomó la decisión’, dijo Trudeau, quien se declaró desconcertado y sorprendido porque la renuncia ‘no era consistente’.Ante esto el diario The Globe and Mail sacó a flote informaciones que vinculan a la Oficina del Primer Ministro con presuntas presiones sobre Wilson-Raybould.

Continua leyendo

Internacional

Confirman que Danai Gurira dejara The Walking Dead

Publicado

el

Por

 “Michonne” protagonista de la famosa serie The Walking Dead, por fin se ha confirmado que la actriz de nombre real Danai Gurira dejará la serie de zombies de forma definitiva.

En información exclusiva del diario inglés, The Hollywood Reporter explica que la actriz solo saldrá en algunos de los episodios de esta décima temporada.

“Queremos mucho a Danai y a su personaje. Ahora mismo tiene muchas oportunidades y necesita sopesar lo que ella sienta que es mejor para ella”, declaró a THR David Madden, director de programación de AMC.

Pero “Michonne” puede que aparezca en una trilogía cinematrográfica que se hará, donde la figura central será Rick Grimes.

La segunda parte de la novena temporada de The Walking Dead regresa a AMC este domingo 10 de febrero.

Continua leyendo

Internacional

La agenda diaria de Donald Trump es usar Twitter, ver TV y leer periódicos

Publicado

el

Por

El presidente de EEUU, Donald Trump, dedica más de la mitad de su agenda diaria a lo que la Casa Blanca define como ‘tiempo ejecutivo’: horas que el mandatario puede dedicar a hacer llamadas, ver la televisión.

Un empleado anónimo de la Casa Blanca filtró recientemente a la prensa todas las agendas diarias del presidente desde comienzos de noviembre hasta el 1 de febrero, en un aparente intento de poner en evidencia al mandatario y corroborar su afición por el ‘tiempo ejecutivo’, un término que suscita bromas en todo Washington.

documentos, publicados el domingo en la web de noticias Axios, se desprende que Trump pasa alrededor del 60% de su horario de trabajo en actividades indefinidas, con casi 300 horas “libres” y solo 77 dedicadas a reuniones programadas en los últimos tres meses.

La revelación hizo las delicias de los más críticos con Trump, que vieron en ella lo más parecido a una confirmación de que el mandatario pasa sus días tuiteando y viendo su cadena de televisión favorita, Fox News, sin trabajar apenas.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, trató de disputar esa idea al asegurar que Trump tiene “un estilo de liderazgo diferente al de sus predecesores”, y que sus horas flexibles estimulan su “creatividad” y le hacen “más productivo”.

“Intento no programar demasiadas reuniones. Dejo mi puerta abierta. No puedes ser imaginativo ni emprendedor si todo está demasiado estructurado”, escribió el entonces magnate inmobiliario.

Fue el segundo jefe de gabinete de Trump, el general John Kelly, quien se inventó el concepto de “tiempo ejecutivo” para apaciguar al presidente, que detestaba tener una agenda regular, según Axios.

Aunque sus tuits matutinos demuestran que madruga, Trump alarga su tiempo en la residencia y no suele llegar al Despacho Oval hasta las 11.00 de la mañana, bastante más tarde que sus predecesores.

Son pocas las veces que Trump recibe en persona el informe diario de inteligencia -apenas 17 en tres meses- y muchas veces tampoco lo lee cuando se lo entregan por escrito, de acuerdo con la cadena NBC News.

“Lo preocupante respecto al presidente Trump es que permita que los caprichos del ciclo de noticias determinen su agenda, y que sienta que sus opciones están determinadas por quienquiera que haya hablado con él ese día”, afirmó a Efe el profesor de Política Matthew Beckmann.

Continua leyendo

BBC

BBC: Qué países del mundo consumen más carne

Publicado

el

Por

En los últimos tiempos un número cada vez mayor de personas se hicieron el propósito de reducir su consumo de carne, o incluso eliminarlo por completo.

El cambio a una dieta con menos carne puede ser un intento de ser más saludables, de reducir el impacto que generamos en el medio ambiente o bien de respetar el bienestar animal.

Esta tendencia se debe en parte a iniciativas como los lunes sin carne y el veganuary (mantener una dieta vegana durante todo el mes de enero).

Al mismo tiempo, varios documentales y destacados defensores del veganismo han destacado los beneficios potenciales que tiene comer menos carne.

Pero, ¿cuáles son realmente los efectos que ha tenido este nuevo estilo de vida en el consumo de carne?

El aumento de consumo de carne en los últimos 50 años

La producción de carne hoy es casi cinco veces más alta que a principios de la década de los 60: de 70 millones de toneladas a más de 330 millones de toneladas en 2017.

Gráfico producción de carne.

Una de las razones de este aumento es que hay muchas más personas que alimentar.

Durante ese período, la población mundial se duplicó. A principios de los 60 éramos alrededor de 3.000 millones de personas y hoy en día hay somos más de 7.600 millones.

Pero hay otros factores que explican el aumento de la producción de carne. Y uno de ellos es el incremento de los ingresos.

Y es que los ingresos promedios se han más que triplicado en medio siglo.

Cuando comparamos el consumo de carne en diferentes países, vemos que, por lo general, cuanto más ricos somos, más carne comemos.

Así, no solo hay más personas en el mundo sino que también hay más personas que pueden permitirse el lujo de comer carne.

¿Quién come más carne?

Como decíamos, se evidencia un vínculo claro con la riqueza cuando observamos patrones de consumo de carne en todo el mundo.

En 2013, el último año con datos disponibles de la FAO y de Our World in Data, cuatro países encabezaron la lista de consumo de carne en el mundo. Y uno de ellos es latinoamericano.

Se trata de Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Argentina.

Los cuatro países superaron los 100 kg de carne por persona y año, el equivalente a unos 50 pollos o a media vaca cada uno.

Gráfico países que comen más carne.

En Occidente, se come mucha carne: la mayoría de los países de Europa occidental consumen entre 80 y 90 kilogramos de carne por persona y año.

En el otro extremo del espectro, muchos de los países más pobres del mundo comen muy poca.

El promedio en Etiopia es de 7 kg, en Ruanda de 8 kg y en Nigeria de 9 kg. Diez veces menos que el promedio europeo.

Así, la carne sigue siendo un lujo en los países con bajos ingresos.

Estas cifras representan la cantidad de carne por cabeza disponible para el consumo.

En realidad, se come un poco menos de carne de lo que dicen las cifras, pero sigue siendo una estimación cercana.

Los países con ingresos medios impulsan la demanda de carne

No hay duda de que los países más ricos comen mucha carne y los que tienen ingresos bajos comen poca.

Así ha sido durante 50 años o más. Entonces, ¿por qué colectivamente comemos mucha más carne?

Esto se debe, en gran parte, a un creciente grupo de países de ingresos medios.

Países como China y Brasil experimentaron un crecimiento económico significativo en las últimas décadas, y también un gran aumento en el consumo de carne.

Gráfico consumo de carne por países

En cambio, en Kenia el consumo de carne cambió poco desde 1960.

En contraste, el promedio de carne que se comía en China en los 60 era de 5 kg al año. A fines de los 80, la cifra había aumentado a 20 kg, y en las últimas décadas se ha triplicado a más de 60 kg.

Lo mismo sucedió en Brasil, donde el consumo de carne casi se duplicó desde los 90, y superó a casi todos los países occidentales en el proceso.

Pero en medio de esta tendencia hay una notable excepción: India.

Si bien los ingresos promedio se triplicaron desde 1990, no pasó lo mismo con el consumo de carne.

Según una encuesta nacional, dos tercios de los indios comen al menos algo de carne. Esto desmentiría la extendida creencia de que la mayoría de los habitantes de India son vegetarianos.

No obstante, la cantidad de carne que se consume en la India sigue siendo poca. Con menos de 4 kg por persona, es la más baja del mundo. Es probable que esto se deba en parte a factores culturales como no comer ciertos tipos de carne por razones religiosas.

¿Está cayendo el consumo de carne en Occidente?

Mucha gente en Europa y América del Norte asegura que trata de reducir el consumo de carne. Pero, ¿está funcionando?

Según las estadísticas, no.

Unos datos recientes del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos sugieren que el consumo de carne por cabeza en realidad aumentó en los últimos años.

Aunque pensemos que la carne se está volviendo menos popular, el consumo en EE.UU. en 2018 estuvo cerca de su nivel más alto en décadas.

Y algo similar pasa con el consumo de carne en la Unión Europea.

Gráfico consumo de carne en Estados Unidos.

Si bien el consumo de carne en Occidente es constante o aumenta ligeramente, sí están cambiando los tipos de carne que se consumen más.

Se consume menos carne roja (carne de res y cerdo) y más aves de corral.

Esta sustitución podría ser una buena noticia para la salud y también para el medio ambiente.

El impacto de la carne

En algunas circunstancias, comer carne puede ser beneficioso.

Una cantidad moderada de carne y de productos lácteos puede mejorar la salud de las personas, particularmente en países de bajos ingresos donde las dietas pueden carecer de variedad.

Pero, en muchos países, el consumo de carne va más allá de los beneficios nutricionales básicos. Hasta el punto de que podría ser un riesgo para la salud.

Varios estudios relacionaron el consumo excesivo de carne roja y procesada con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y ciertos tipos de cáncer.

Así, sustituir la carne o el cerdo por el pollo podría ser un paso positivo (también para el medio ambiente).

En comparación con el pollo, la carne de res tiene entre 3 y 10 veces más impacto en el uso de la tierra, el agua y las emisiones de gases de efecto invernadero. El cerdo está a medio camino.

Por lo que cuentan las cifras, se requerirían muchos cambios para aspirar a un futuro en el que el consumo de carne sea sostenible y equilibrado en todos los países.

Continua leyendo

Tendencias